 Carboxiterapia. Un tratamiento muy poco invasivo y con unos resultados espectaculares.

¿Cómo?

Con la Carboxiterapia

Con esta palabra que a priori parece difícil de pronunciar hacemos referencia a un tratamiento consistente en infiltraciones de dióxido de carbono bajo la piel. Si, has leído bien, dióxido de carbono, que produce unos efectos beneficiosos para tu piel sin necesidad de cirugía. Con ella podemos corregir la flacidez. Contribuye a la regeneración del colágeno y formación de elastina de forma natural, conseguimos mejorara el aspecto de la piel porque esta se oxigena y mejore la circulación. Con todo ello mejoramos la firmeza y elasticidad. Este tratamiento es muy poco invasivo y prácticamente indoloro.

girl-2669890_1920jpg

¿Cómo se realiza?

El dióxido de carbono se inyecta, utilizando para ello un equipo especial. Este CO2 llega a los vasos sanguíneos, provocando que se dilaten y mejore la circulación y por lo tanto la oxigenación. Elimina las toxinas que hacen que la piel no es deslumbrante, que luzca apagada y con un tono irregular. Produce reacciones metabólicas que contribuyen a quemar grasa y evita la retención de líquidos. Conseguimos rejuvenecer la piel y se disminuyan los signos de la edad como arrugas y líneas de expresión. También sirve para reducir la ojeras, se iguala y aclara el tono, además de reducir la bolsas.

girl-2770991_1280jpg

Y damos un paso más

Combinamos la carboxiterapia con la oxigenoterapia.

El poder del tratamiento que combina el dióxido de carbono y el oxígeno en una misma sesión, permite alcanzar excelentes resultados médico-estéticos y dermatológicos en el paciente.

Las microinyecciones de dióxido de carbono que oxigenan los tejidos llegando a la dermis reticular, junto con la infusión de oxígeno con la que tratar la dermis papilar forman la perfecta unión con la que trabajar las diferentes capas de la piel y lograr una eficacia superior en los tratamientos de regeneración y remodelación facial y corporal.  

young-858730_1920gif