Oxigeno-terapia Facial - De moda entre las estrellas

Oxigeno-terapia facial

El oxígeno, elemento fundamental de la vida se ha incorporado a los tratamientos de belleza. ¿Por Qué?

womens-2381612_1280jpg

El oxígeno se aplica a presión con un aerógrafo sobre la piel y de esta forma se estimula la penetración del mismo en la piel.

El resultado: la piel se ilumina, unifica su tono y difumina las arrugas. Se hidrata instantáneamente y se obtiene como resultado luminosidad y vitalidad.

Esta técnica ofrece también activar la circulación sanguínea, lo cual permite que lleguen más nutrientes a la zona tratada y promover así el rejuvenecimiento facial.

Cuando se aplica oxígeno directamente en la piel del rostro, cuello o escote es posible estimular la producción de colágeno y elastina, ambas sustancias responsables de la firmeza de la piel. Además, la estimulación del colágeno permite rellenar surcos pequeños y mejorar considerablemente el tamaño y grosor de las arrugas en la piel.

Qué beneficios aporta. Estos son casi infinitos: disminuye la aparición de pequeñas arrugas o líneas de expresión, mejora la hidratación de la piel, aporta un tono brillante y luminoso, previene la aparición de acné y equilibra la humedad cutánea. Además, es capaz de alargar la eficacia de tratamientos como la toxina botulínica o los rellenos y también mejora los resultados de un 'peeling'.

 ¿En qué consiste?

La oxigenoterapia facial es un tratamiento estético que solo debe ser realizado en centros certificados y capacitados para este tipo de disciplinas, por lo que la terapia deberá ser ejecutada por un especialista en medicina estética. Por lo general, se debe solicitar una cita y el día de la consulta se debe asistir con el rostro lavado y sin maquillaje.

La oxigenoterapia facial es un tratamiento ambulatorio que no ofrece efectos secundarios ni alerta la hospitalización del paciente, por lo que la persona podrá realizar su vida como de costumbre. La terapia se realiza durante una hora y media aproximadamente.

model-456964_1280jpg

¿Para quiénes se recomienda?

La oxigenoterapia facial es ideal para personas jóvenes mayores de 30 años que deseen evitar los primeros signos del envejecimiento y disfrutar de una piel luminosa y joven por mucho más tiempo. No obstante, también se recomienda este tratamiento en personas con pieles maduras que buscan una alternativa para mejorar la apariencia de las arrugas, estimular la producción de colágeno y prevenir la flacidez del rostro, cuello y escote.

Aunque aporta resultados sobresalientes en todos los tipos de pieles y está indicado para prácticamente cualquier patología. Esto se debe a que mejora la epidermis en función de cada necesidad (manchas, acné, arrugas, rosácea, procesos oncológicos, deshidratación…), obteniendo de forma muy rápida el objetivo marcado.

portrait-2604539_1280jpg

¿Cada cuanto hay que realizarse un tratamiento oxigenante?

Se fijará un protocolo de actuación dependiendo de qué se quiera conseguir o qué se necesita tratar. Si lo que se busca es hidratación, de 1 a 3 sesiones serían suficientes cada 6 meses, aunque los resultados son espectaculares con una sola; si se trata de marcas de acné de hace tiempo o manchas, el número de visitas a la clínica estética aumentará y, en algunos casos, habrá que combinar el oxígeno con otras técnicas.